CADA SEMANA OCURRE UN DESASTRE CLIMÁTICO EN EL MUNDO SEGÚN INFORME DE LA ONU

Cada semana ocurre un desastre climático en todo el mundo, dice la ONU

Los efectos del cambio climático se están sintiendo en todo el mundo. Aproximadamente 18.8 millones de personas fueron desplazadas debido a eventos climáticos extremos en 2017 y los expertos predicen que estos desastres son cada vez más frecuentes. Las Naciones Unidas instan a los países a adherirse al acuerdo sobre el clima de París y evitar una mayor destrucción ambiental. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.


Los fenómenos meteorológicos extremos, empeorados por el cambio climático, están afectando la vida de las personas desde Argentina hasta China y desde Ecuador hasta Malasia. Y las Naciones Unidas dicen que solo se espera que estas catástrofes se vuelvan más frecuentes, alcanzando una tasa de un desastre por semana, según informó The Guardian.

Muchas catástrofes naturales en diversas partes del mundo, como el ciclón Idai en Mozambique y las sequías generalizadas en la India, han generado atención internacional debido al impacto a gran escala que han tenido en las comunidades cercanas. Pero los «eventos de menor impacto» también están causando muertes, desplazamientos y sufrimientos a un ritmo mucho más rápido de lo previsto, le dijo a The Guardian Mami Mizutori, representante especial del secretario general de la ONU para la reducción del riesgo de desastres.

«Esto no se trata del futuro, se trata de hoy», dijo.Este aumento en la tasa de ocurrencias de este tipo exige medidas urgentes de prevención de desastres y clima. La situación actual exige que los países trabajen de manera proactiva para prevenir desastres y daños, en lugar de centrarse únicamente en abordar las consecuencias de las catástrofes naturales.

«La gente necesita hablar más sobre adaptación y resiliencia», dijo Mizutori.

A medida que los efectos del cambio climático empeoran y los fenómenos meteorológicos extremos se vuelven más devastadores, es probable que también aumenten los costos de los daños asociados. Se estima que los desastres relacionados con el clima cuestan $520 mil millones al año, y se prevé que el gasto adicional requerido para construir infraestructura que pueda soportar el aumento de las temperaturas globales sea de $ 2.7 mil millones en total durante los próximos 20 años.

“Esto no es mucho dinero en el contexto del gasto en infraestructura, pero los inversores no han hecho lo suficiente. La resiliencia debe convertirse en un producto que la gente pagará”, agregó Mizutori.

Según un estudio reciente de la Universidad de Oxford, si las temperaturas globales aumentan más de 1,5 grados centígrados, el límite establecido en el acuerdo climático de París, es más probable que los países de las regiones tropicales se vean afectados por el cambio climático que aquellos países que se encuentran en las regiones de latitudes más altas.

El estudio comparó la diferencia entre el impacto del cambio climático en las naciones desarrolladas y en las naciones en desarrollo, encontrando que los países más ricos y más desarrollados, que son quienes producen más emisiones, tienden a estar entre los menos afectados por el aumento de las temperaturas. Los países africanos y latinoamericanos son quienes tienen menos recursos para enfrentar el impacto del cambio climático debido a un menor desarrollo económico y por lo tanto los más afectados.

«Las naciones económicamente poderosas, que son las más responsables de las emisiones que llevaron al calentamiento global, tendrán que recuperarse si desean mantener el crecimiento económico en los países en desarrollo», dijo Luke Harrington, coautor del estudio, en un comunicado de prensa.

«Es por eso que tenemos que invertir para limitar los peores impactos del cambio climático para las naciones en desarrollo hoy. Al ayudar a los países en desarrollo a enfrentar estos desafíos, ayudamos a mantener su estabilidad económica y seguridad en el futuro y, por extensión, también los nuestros», dijo Harrington.

El daño generalizado de los desastres de menor impacto se puede mitigar si se adoptan las medidas apropiadas, incluidas las advertencias sobre clima severo y la creación de infraestructura de adaptación como las defensas contra las inundaciones o las reservas de agua en caso de sequía. La implementación de «soluciones basadas en la naturaleza», como la restauración de manglares, bosques y humedales, que pueden formar barreras naturales contra las inundaciones, debe ser una prioridad, dijo Mizutori.

«Hablamos de una emergencia climática y una crisis climática, pero si no podemos enfrentar este problema de adaptación no sobreviviremos», le dijo a The Guardian. «Necesitamos considerar los riesgos de no invertir en resiliencia».

Sobre el autor Marcelo Speranza

Investigador de Fenómenos meteorológicos. Difusor desde hace 30 años en Radio Chivilcoy, Diario La Razón y canal local de Cablevisión.